4 Errores comunes del trabajo de espalda

A veces saber qué no hacer es la lección más importante

 

La espalda es uno de los grupos musculares más difíciles de entrenar, en parte porque realmente no puedes ver los músculos en los que estás trabajando.

Desafortunadamente, muchos atletas piensan que están bien encaminados con su entrenamiento de espalda, cuando en realidad se dirigen directamente hacia una mala espalda en lugar de una grande.

 

¿Te describe esto? Si persigue alguna de estas cuatro estrategias condenadas, la respuesta es sí, ¡y debe cambiar de rumbo de inmediato!

Ignorar Las Lesiones

Esto es común para el entrenamiento en general, pero ocurre con más frecuencia con el día anterior. Los atletas avanzados se acostumbran tanto a sentir dolor, especialmente en la espalda baja, se convencen a sí mismos para seguir adelante porque están entrenando la parte superior de la espalda o saben cómo “trabajar alrededor de eso”. Los novatos de hierro recuerdan el dolor, simplemente vienen con el territorio y avanzan porque no quieren parecer suaves.

 

Hay una diferencia entre estar un poco adolorido y ser herido. El dolor de espalda puede ser común, pero una lesión en la espalda es grave y no debe tomarse a la ligera. Eche un vistazo al lado de la precaución y revíselo antes de golpear las pesas de nuevo. Es posible que deba tomarse un poco de tiempo libre, pero ese es un pequeño precio a pagar para evitar daños permanentes en el disco o una posible cirugía.

Complicarse demasiado

Estoy a favor de probar algo nuevo solo para ver cómo funciona. Hay muchas formas innovadoras de apuntar a los músculos y de sacudir los músculos al encontrar nuevas formas de apuntar a su espalda.

Pero, hay una diferencia entre probar algo nuevo y perder tiempo. Las personas prueban todo tipo de levantamientos complicados tratando de apuntar a sus espaldas, pero el problema real es que nunca establecieron esa conexión mental y muscular tan importante con solo lo básico.

 

Una espalda que no esté adolorida después del día anterior no es una señal de que necesita cambiar a un ejercicio más avanzado, es una señal de que necesita aprender a involucrarse más con su espalda.

 

Ya deberías sentir tu entrenamiento de espalda en tu espalda. Si no lo haces, entonces no pierdas tiempo haciendo que tus ejercicios sean más complicados. Concéntrese en lo básico y aprende a comprometer los músculos correctos antes de pasar a movimientos más avanzados.

Descuidar Los Pull-Overs

Si has estado descuidando este clásico constructor, te has estado perdiendo. El clásico pull-over no es un ejercicio fácil de dominar. Incluso cuando lo haces, este ejercicio de humildad te obliga a usar menos peso del que te gustaría si tomas en serio la forma adecuada. Pero una cosa es segura: los pull-overs son impresionantes para el desarrollo de sus laterales.

 

Este venerable ejercicio es el ejercicio de espalda preferido de muchos campeones. Uno es seis veces el Sr. Olympia Dorian Yates, otro es un tipo llamado Arnold … Si tiene la máquina en su gimnasio,  ya es hora de empezar a trabajarlo.

Si no tiene una máquina, aborde este movimiento de la misma manera que la imagen anterior agarrando una mancuerna y un banco y poniéndose serio. Deja de descuidar los movimientos que funcionan solo porque prefieres hacer dominadas y desplegables. Pasa unas semanas con este movimiento y tu espalda crecerá como una hierba.

No Completar Suficientes Repeticiones

El entrenamiento en la espalda puede hacer que te sientas increíblemente fuerte, no hay nada como poner todo el peso y sentir que es fácil. Para sentirte como un superhéroe, puedes tener la tentación de hacer 2-4 repeticiones con un solo brazo, solo para poder usar la mancuerna más pesada en el gimnasio y sentirte como un completo sargento. O bien, puede que te encuentres cargando seis placas por lado para tirar de un bastidor y golpear un doble.

A menos que seas un powerlifter, las repeticiones bajas tienen sus límites. La hipertrofia se produce solo cuando se combina peso pesado y altas repeticiones, no solo una o la otra. Sí, es divertido maximizar tus tirones de vez en cuando, pero si te tomas en serio el crecimiento muscular, tu rango de repetición no debe ser inferior a seis.

 

No acortes tus ganancias reduciendo las repeticiones. Al principio, tendrás que bajar un poco el peso, pero si te mantienes enfocado en construir tu espalda correctamente, ganarás fuerza y ​​tamaño. Antes de que te des cuenta, volverás a colocar los discos en la barra y cogerás las mancuernas más pesadas del estante para mancuernas.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *